Consells sobre el cultiu del tomàquet

Us copio un article interessant, extret del blog d’en Sergi Caballero. El copio tal qual perquè l’he trobat prou interessant. El cultiu del tomàquet es potser un dels més dificils pel que fa a les varietats hortícoles comuns, pel que jo he pogut anar veient, i tot que cada any funcionen d’una manera molt diferent a l’any anterior, haig de dir que aquest any, quan les mates no arribaven al mig metre d’alçada, em van agafar un virus contagiós. Més d’un pagès em va recomanar arrencar totes les tomaqueres (ja que el virus ja s’havia extès a algunes altres mates) i començar de nou. Casualment vaig trobar aquest article la mateixa setmana, i vaig decidir fer la prova. No sé si és casualitat o causalitat, però aquesta temporada he tingut la millor collita de tomàquets des que vaig començar a plantar-ne, i evidentment no va morir cap de les mates contagiades. Aquí el teniu:

Cada uno tiene su manera de cultivar y cuidar sus hortalizas. Yo tengo mucho aprecio por los tomates, quizá una de las plantas que más me atrae por su embriagador olor y la variedad de frutos que todavía podemos encontrar. Por ello, hoy quería compartir algunos consejos que he ido practicando y que me han dado muy buenos resultados.

La poda de las tomateras

El primer consejo es el más polémico: cada hortelano tiene una opinión distinta sobre la poda de los tomates. Las tomateras desarrollan chupones entre el tallo vertical central y las ramas horizontales, formando nuevas ramas en ángulo de 45 grados. Es una práctica habitual eliminar estos pequeños chupones en cuanto aparecen para conseguir plantas más productivas en menos espacio, pero yo evito hacerlo. Me gusta ver las plantas como un ser completo, perfecto, que ha evolucionado por miles de años para llegar a nuestros días. Cuando eliminamos ramas, estamos desequilibrando las plantas: tenemos más posibilidades de que la planta enferme, sea atacada o sufra demasiado en lluvias torrenciales o incluso si cae piedra. Las hojas sirven para tapar los frutos, hacer la fotosíntesis y protegerla y por ello solo elimino los 2 o 3 primeros chupones cuando la planta se desarrolla, para concentrar su fuerza inicial en el crecimiento del tallo central. El resultado son plantas frondosas, sanas, de tallos fuertes y frutos con mucho sabor.

A modo de curiosidad, quería añadir que ha habido años en los que mis vecinos tenían tomateras con mildiu, pero a escasos metros las nuestras se veían sanísimas y sin síntomas de hongos ni plagas. Las asociaciones, el acolchado y los preparados son otras herramientas que ahora explico, pero la no-poda creo que es la base para no desequilibrar una planta tan magnífica.

Acelera la cosecha

Cuando queremos acelerar el proceso de floración y maduración de frutos, simplemente pinzamos la mata en el eje central y la planta dejará de crecer a lo alto. Es un simple truco que funciona bien cuando la planta ya tiene buenas ramas secundarias y necesitamos cosechar con más prisa de la habitual, ya que redirigimos la energía hacia las ramas, hojas y frutos.

zinnia elegans

Asociaciones para combatir las plagas

Ya hemos hablado de las asociaciones y las rotaciones: la mejor aliada de la tomatera es la albahaca, resulta imprescindible. Pero cuando pienso en asociaciones también me gusta incluir plantas que atraigan al reino animal; para el tomate suelo plantar la Zinnia por su llamativo aroma y color, así como la Camomila amarilla, gran atractora de mariquitas, avispas y crisopas. La capuchina es una buena compañera por ofrecer sombra a las raíces y ahuyentar la mosca blanca.

Recoge las semillas

Las tomateras son plantas autógamas. Esto significa que la fecundación entre el polen y el óvulo se produce habitualmente en la misma flor y por ello no es habitual cruzar variedades de tomates. Este es uno de los motivos por el que es fácil cultivar distintas variedades en poco espacio, así que te animo a probarlo y diferenciar los sabores. Además, es fácil escalonar la plantación para tener tomates hasta casi octubre, y guardarlos verdes en un lugar seco para que maduren y luego conservarlos durante más tiempo. En Catalunya utilizamos para ello los tomates de colgar, variedades más pequeñas y jugosas que pueden sembrarse en agosto y producir tomates tardíos.

Para recoger las semillas corta un tomate, pon las pepitas en un vaso con agua durante 3 o 4 días. Cuando aparezca una tela blanca de hongos en la superfície, retírala y limpia las semillas con un colador. Déjalas secar y guárdalas para el próximo año. Hace un tiempo escribí sobre recoger las semillas, puedes ver más información en el artículo Recoge tus propias semillas.

Variedades de tomate

Plagas y hongos

Para prevenir algunas plagas es bueno aplicar infusión de ajo diluído al 20%, jabón potásico o una buena maceración de ortiga mayor de 24h para revitalizar la planta. Si la maceración de ortiga es menor de 24 horas, ésta tiene un efecto fungicida como la decocción de cola de caballo. El caldo bordelés es bueno para el mildiu, pero hay que llevar cuidado y fijarse que realmente tenga procedencia ecológica.

Riego y humedad

La tomatera necesita un riego sutil más constante que un riego que cause encharcado. Intenta regar los días raíz y deja que la planta sufra un poco de estrés para que se vaya adaptando y eche raíces profundas. Utiliza el acolchado para minimizar el gasto de agua y la pérdida de suelo fértil. Y cuando arranques las tomateras, deja siempre las raíces bajo tierra para mejorar el suelo y no remover la tierra. Millones de microorganismos te lo agradecerán 😉

sembrando

Depredadores humanos

Una vez me comentaban una pareja que vivía en una ciudad en Inglaterra. Tenían un huerto que era el paso de algunos alumnos de la escuela local. Cada vez que pasaban los alumnos querían probar aquellos deliciosos tomates… El primer año poco pudieron hacer, pero aprendieron la lección y el segundo año cultivaron tomates que no parecían tomates: variedades verdes y amarillas, algunas variedades picantes como el Hank, otras con formas parecidas a pimiento fueron suficientes para alejar los “depredadores”. Así que si tienes problemas con los depredadores humanos, piensa en otras variedades poco habituales.

Conclusiones

Espero que estos consejos te resulten útiles, pero estoy seguro que tendrás más. Espero que tengas ganas de compartirlos. Entre todos los consejos sortearé semillas de 3 variedades poco habituales; ¿te animas a dejar un comentario?

Por cierto, alguna vez he escuchado que los chupones que eliminamos pueden ser usadas para hacer una infusión y rociar las matas plantadas, o bien plantarlos directamente en la tierra. ¡Parece que cogen muy fácilmente! Yo no lo he probado, pero será cuestión de probarlo…

Anuncis
Els comentaris estan tancats.
Anuncis
%d bloggers like this: